Temas actuales

Quedarse enamorado: el desafío para toda la pareja.

Mantenerse enamorado: el desafío para toda la pareja.

 

Entonces, ¡es el día de San Valentín! Día para celebrar el amor, el romance, el deseo, el encuentro, el enamoramiento, la pasión.

Para algunas parejas es algo vivo, real y presente. Para otros, un recuerdo agradable perdido en el tiempo, recuerdos guardados en fotografías amarillentas, pura nostalgia en medio de tantas otras imposiciones cotidianas.

Si enamorarse es algo para celebrar, o un "dulce recuerdo", creo que todos están de acuerdo en que es algo que debemos buscar y cultivar en nuestras vidas. Después de todo, ¿a quién no le gusta o le gustaría volver a sentirse enamorado?

Propongo comenzar con un pase en el diccionario. No es exactamente poético, pero es asertivo, seguro, un buen punto de partida para una reflexión de significado.

"Na.mo.rar (verb.trans.dir, trans.indir.e intrans): Tener una relación amorosa con alguien. Deseo de poseer; mirar insistentemente algo; codiciar. Buscar inspirar amor en alguien; cortejar; demostrar interés afectivo; estar encantado o encantado por algo o alguien ".

Cuando planeamos hacer un pastel o ese plato especial, generalmente buscamos una receta. Del mismo modo, la breve consulta en el diccionario (re) nos recuerda los ingredientes básicos del enamoramiento: "deseo", "mirar", "amor inspirador", "cortejar", "mostrar interés", "encantar".

En la fase de citas, la relación parece más ligera y menos exigente. Es hora de conocerse, descubrirse, impresionar a los demás, crear vínculos, generar confianza, mostrar complicidad y comprensión. Temporada de aventuras, noticias, misterio, sorpresas. Caricias, caricias, cine, besos en la boca. Pasión. Un torrente de emociones. Energía intensa Y sexo, mucho más sexo.

Pero ¿por qué las citas y la pasión a menudo desaparecen en las relaciones largas?

Pasamos a los ingredientes del pastel: ¿A dónde se fue el deseo? ¿Cómo es nuestro "look", para nosotros y para la pareja? ¿Qué nos inspira? ¿Qué le demostramos al otro? ¿Qué nos encanta y qué encanta "en nosotros"?

Y hablando de deseo y sexo, ¿por qué muchas parejas ya casi no tienen relaciones sexuales, incluso si dicen que se aman? La pregunta intrigante: ¿Por qué, incluso después de la liberación sexual, las parejas modernas se quejan de la pérdida del deseo sexual?

Los psicólogos y terapeutas sexuales se preguntan cómo conciliar el erotismo y la domesticidad en relaciones largas. Siempre se ha atribuido a la falta de tiempo solo para la pareja o problemas de comunicación. De hecho, muchas parejas modernas, incluso las jóvenes, se quejan de la disminución de la libido y justifican el final del erotismo con una lista de coartadas sexuales. Están demasiado ocupados, estresados y demasiado cansados para tener relaciones sexuales. De todas las fases de la respuesta sexual, el deseo es el más sensible a la ruptura del vínculo y la conexión de la pareja.

Este es el tema abordado por el libro "Sexo en cautiverio", de Esther Perel. La autora trae en su trabajo la discusión sobre cómo alimentar el deseo en relaciones largas, enfatizando la importancia de traer noticias, aventuras y misterio a la relación. Esther también habla sobre cómo reavivar el deseo y la paradoja que rodea la naturaleza del amor y el erotismo. El amor y el deseo no siempre ocurren al mismo tiempo, ya que los ingredientes que nutren el amor no siempre nutren la pasión erótica. La seguridad y la pasión son necesidades humanas diferentes y tienen orígenes diferentes. El deseo es impulsado por el misterio, la fantasía y la imaginación, no por demandas o negociaciones. Todos necesitamos seguridad, estabilidad y continuidad. Pero también necesitamos novedad y pasión, fuerzas que generen vida y la hagan vibrante. Esta es una gran lectura que trata la realidad de las parejas de una manera clara y comprensible.

Toda la pareja pasa por fases de disminución del deseo y erotismo. La vida es un movimiento continuo, una transformación continua de las relaciones. Cuando la sensación de movimiento se pierde o se distorsiona, quedan expectativas poco realistas. Como adultos, nos damos cuenta de estos cambios en el ciclo de vida, sus desafíos y la madurez necesaria para adaptarse a cada nueva etapa. Por lo tanto, es una opción diaria seguir y aceptar el desafío de invertir en la relación con la misma dedicación con la que nos esforzamos en otras áreas de la vida.

Cultivar el deseo en el matrimonio es, por lo tanto, como cultivar un "jardín secreto", un espacio solo para la pareja, un espacio sagrado de intimidad y placer. En este espacio, los novios de antes se mantienen vivos y bien alimentados. Un espacio de deseos, miradas interesadas, demostraciones de afecto, inspiración y encanto. También lo llamo "terreno de juego", un espacio para la diversión, la alegría y la diversión. No puede faltar el elemento sorpresa y la atención se centra en el "aquí y ahora" y en las sensaciones despertadas.

Es posible ser amantes eternos de nuestros socios cuando están atentos a los ingredientes básicos, cuando fomentamos el interés genuino, el cuidado amoroso y la mirada atenta. Es posible cuando cuidamos el jardín, cuando permanecemos conectados y tenemos un vínculo seguro en el otro, una fuente de estabilidad y seguridad, pero también una fuente de placer y satisfacción. Es posible cuando reconocemos la dicotomía que existe entre el amor y el sexo, no como si fueran opuestos, sino que se complementan entre sí en parejas emocionalmente maduras.

En esta receta no te puedes perder la guinda del pastel, poesía:

"El amor es pensamiento, teorema

El amor es una novela

El sexo es cine

El sexo es imaginación, fantasía

El amor es prosa

El sexo es poesía ”

Amor y sexo (Rita Lee)

 

Michelli Osanai - CRM 22806: Ginecólogo y Sexólogo; Coordinador del Centro Edusex de CEFI